Tipos de cimentaciones superficiales

Existen diferentes tipos de cimentaciones superficiales en la actualidad. La elección de ellas puede variar según el tipo de suelo, la disposición, la magnitud y la naturaleza de las cargas, entre otras. 

En este artículo te contamos sobre 7 tipos de cimientos superficiales 

Los 7 tipos de cimientos superficiales más utilizados

1. Zapatas Aisladas

La zapata aislada es una de las cimentaciones más sencillas y habituales en la construcción civil.

Es decir, está dimensionado para recibir y soportar la carga de una sola columna o pilar, siendo ésta rectangular, cuadrada, circular, etc.

2. Zapatas Corridas

Las zapatas planas se utilizan cuando hay presencia de una carga distribuida linealmente por la cimentación. A modo de ejemplo, se pueden considerar las zapatas corridas para soportar las cargas procedentes de muros, paredes y otros elementos alargados.

3. Zapata Combinada

La zapata asociada, combinada o losa parcial es cuando dos o más pilares comparten la misma zapata.

Son recurrentes, por ejemplo, cuando dos zapatas aisladas están muy cerca la una de la otra. Aun así, se utilizan para que no haya influencia entre ellos. Es decir, por superposición, o estructuralmente.

4.  Zapata extendida

La zapata extendida o viga de equilibrio apalancada se utiliza cuando la base de la zapata extendida no coincide con el centro de gravedad de la columna, ya sea por estar cerca de un obstáculo o de un límite.

Así, se crea una viga entre dos zapatas para soportar el momento flector generado por la excentricidad.

5. Bloque

El bloque es un tipo de cimentación de hormigón que, según la NBR 6122/2010, no requiere el uso de refuerzo, ya que los esfuerzos de tracción que actúan sobre estos elementos pueden ser resistidos por el hormigón debido a su diseño.

Sin embargo, este tipo de cimentación se recomienda para obras pequeñas y que cuenten con suelos con buena capacidad portante, pudiendo realizarse con hormigón liso, ciclópeo o mecanizado.

zapata en bloque

6. Losa de Cimentación

La losa de cimentación no es más que una gran placa o losa de hormigón armado que hace contacto directo con el suelo, cubriendo todos los pilares y paredes del edificio.

Sin embargo, este tipo de cimentación poco profunda se utiliza generalmente en obras pequeñas o livianas como es el caso del steel frame o wood frame.

Se recomienda su ejecución cuando el área de la zapata ocupa alrededor del 70% del área cubierta por la construcción, o cuando se desea reducir al máximo los asentamientos diferenciales.

Algunas ventajas son el bajo coste, la reducción de la mano de obra y la rapidez de ejecución.

7. Vigas de cimiento

La viga de cimentación es un cimiento que recibe la carga de varios pilares de forma lineal, recorriendo todo el edificio.

Sin embargo, lo que difiere de una zapata corrida es que en este caso, el voladizo se utiliza para edificios de bajo peso estructural y suelos más firmes.

La zapata está indicada para cargas mayores y donde el suelo requiere algo más estructurado.

Artículo extraído de:

Utilizandobim.com

Deja un comentario